El arte del merchandising en las pymes

El arte del merchandising en las pymes

El merchandising se conoce como el conjunto de técnicas que se aplican en los puntos de venta para optimizar el espacio, mejorar la experiencia de compra en los clientes y, en consecuencia, potenciar las ventas. Es por ello, que para muchos el arte del merchandising en las pymes es una habilidad necesaria.

Desde el primer contacto que tiene el consumidor con un producto, vendedor, trabajador, tienda y demás elementos de una marca las técnicas de esta área del mercadeo deben de empezar a valerse por sí solas.

Normalmente, esta es una teoría que se asocia con las grandes empresas. Sin embargo, las pymes no deben de alejarse de la aplicación de estas técnicas. Por supuesto, dependiendo del tipo de empresa algunas cosas variarán, pero la realidad es que todo negocio está para vender algún tipo de producto tangible o intangible. Por lo tanto, cualquier compañía puede, y además es recomendable, que dedique parte de su tiempo en estudiar y emplear el arte del merchandising.

Es por ello que en este artículo encontrarán algunos consejos para empezar a practicarlo:

  1. Estudia a tus clientes o consumidores: investiga qué desean, de dónde vienen, qué les gustaría que hicieran por ellos, sus edades, su vida familiar y social. Indaga todo aquello en lo que le puedas sacar provecho. Esto puede parecer muy obvio. Sin embargo, es importante tenerlo en cuenta desde el primer día en el que inicia el emprendimiento porque basándose en esto se logrará entender a los clientes y se podrá mejorar los ambientes en el que estos mantienen contacto con la compañía.
  2. Analiza tus espacios físicos: en caso de que cuentes con un lugar al cual tus clientes pueden dirigirse y tener contacto con la marca, visualiza la mueblería o estantería, cuáles son los elementos que más importan que vean los consumidores fieles y potenciales, y cuáles son los menos importantes, cómo es el recorrido dentro del sitio, cuál es la temperatura del lugar, cómo es la iluminación, qué música suena mientras ofreces la experiencia y cuáles elementos se disponen en el exterior para llamar la atención de las personas.
  3. Invierte en tu personal: el servicio al cliente, actualmente, es uno de los elementos que pueden diferenciar a una empresa de su competidores. No se debe de tener temor en invertir en la capacitación de los trabajadores y vendedores en el área de servicio y trato con el público, ni en los sistemas de reclutamiento.
  4. No temas a la hora de arriesgarte: en un mundo, sumamente, competitivo las organizaciones que se destacan en el mundo son aquellas que innovan y se arriesgan por muy atrevido que parezca.

Finalmente, lograr que una pequeña o mediana empresa salga adelante y triunfe no es fácil, pero tener en cuenta estos supuestos y profundizar en ellos, sin duda, puede ser el comienzo del éxito.

Autor: Andreina Mendes

Share this post


Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com