franquicia

La franquicia una opción de negocio para el emprendedor

La franquicia como modelo de negocio es sin duda uno de los esquemas comerciales más difundidos y con mayor expansión a nivel mundial en los últimos tiempos. Esto se debe a que permite un rápido crecimiento, una disminución de riesgos y el acceso a economías de escala, entre otros importantes beneficios.

Sin embargo, es importante destacar que la franquicia no es una solución mágica ni garantiza el éxito de las partes que intervienen en ella. Como todo negocio requiere esfuerzo e implica un riesgo aunque menor frente a otras opciones además de representar una serie de obligaciones y compromisos  para ambas partes, siendo fundamental generar beneficios recíprocos y nunca perder de vista al cliente o consumidor final.

Para que un proyecto de franquicia prospere necesitamos contar con un modelo de negocio viable y que la compañía franquiciadora disponga de siguientes elementos:

  • Un proyecto empresarial rentable.
  • Una imagen de marca diferenciadora, con personalidad propia y debidamente protegida y reconocida en el mercado.
  • Un know how suficientemente distintivo y singular.
  • Un modelo de negocio replicable.
  • Un negocio que cumple todo aquello que la normativa vigente le exige: ley de protección de datos, prevención de riesgos laborales, normativa sectorial, etc.

franquicia

La relación entre el franquiciador y franquiciado debe darse en la confianza mutua, ya que el franquiciado pone todo su esfuerzo, energías y parte de sus ahorros para llevar el negocio, y el dueño de la marca pone a disposición de este la asistencia necesaria para el buen desarrollo del negocio y para la transmisión de su saber hacer, proporcionándole manuales operativos, formación, una estructura empresarial con buena capacidad de gestión y desarrollo de negocio y un adecuado tratamiento de la idea de negocio a nivel de comunicación y marketing

Algunas de las características propias de este modelo de negocio son:

  • La empresa transmite los saberes y valores a cada franquiciado. En ese sentido, los locales siguen las mismas directrices tanto de la filosofía corporativa como de los precios y los servicios.
  • El franquiciado está obligado a pagar una suma derivada del uso de la marca, pero los ingresos del local que gestiona pertenecen en exclusiva a él. De ahí la independencia económica del modelo.
  • El franquiciador, a su vez, se compromete a proporcionar a cada uno de los franquiciados exclusividad territorial y tiempo de duración de la cesión del uso de los derechos de la marca.
  • También es deber del franquiciador la formación inicial del franquiciado y del personal que tenga a cargo en el negocio.

Es así como se puede crear una red de franquicias exitosa, en la que se minimizan los riesgos y se multiplican las oportunidades de crecimiento.

 

Fuentes: Entrepreneur. com/ El Universal.com.mx/ Estrelladigital.es

Share this post


Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com