9 consejos para ganar más asertividad

Desarrollar la autoestima, el empoderamiento y la autocompasión ayudan a ser más asertivos. Repasamos las claves para pedir a los demás lo que necesitamos.

Sin embargo, nos cuesta mucho trabajo poner esta habilidad en práctica. ¿A qué se debe y cómo podemos superar estas barreras?

1. RECONOCE TU SENTIDO DE AGENCIA
Todos tenemos la capacidad de conducir nuestra propia vida, tomar nuestras decisiones y llevar nuestra existencia hacia una dirección u otra según necesitemos o queramos; es también nuestra capacidad de influir en el mundo solo por ser. En psicología positiva, este concepto se denomina “el sentido de agencia”.
Es importante darnos cuenta de que tenemos este poder, que habitualmente se ejemplifica recurriendo a la metáfora de que somos los conductores del coche de nuestra vida, para desarrollar la asertividad y poner voz a lo que somos y a cómo deseamos transformar el mundo.

2. CONTACTA CON TU CUERPO
Una de las primeras condiciones para la asertividad es permanecer en contacto con nosotros mismos, con nuestras necesidades y deseos. Y, para ello, es básica una buena conexión con el cuerpo, que nos ancla al presente, a las sensaciones y a aquello que realmente puede proporcionarnos bienestar, más allá de las fantasías mentales y creencias sobre lo que tiene que ser, o no.
Si conseguimos estar bien plantados en la tierra, nos será también más fácil mantener la firmeza a la hora de defender ante los demás lo que necesitamos sin agresividad, ya que lo haremos desde la autenticidad.

3. EVITA EL ESTAR REACTIVO
Este arraigo en el cuerpo y en el presente solo es posible si estamos relajados. Si estamos traumatizados, la inseguridad y el estado de alerta constante nos lleva a estar más pendientes de defendernos de las amenazas del exterior que a prestar atención a las necesidades internas. En este caso, nuestro sistema nervioso autónomo simpático está activado la mayor parte del tiempo, permanece en modo lucha-huida y segrega hormonas del estrés.
No es posible crear un espacio tranquilo para el aprendizaje y la creatividad si estamos reaccionando con rabia o miedo, en lugar de atender a lo que estamos necesitando
Para percibir cada momento como algo nuevo, hay que aprender a trascender la reactividad y vivir más relajados.

4. DEJA ATRÁS EL TRAUMA
La hiperreactividad propia del trauma hace que cualquier acción de los demás pueda gatillarlo y llevarnos a interpretar la situación actual en la clave de lo que vivimos en el pasado y nos traumatizó. Se reactualiza el dolor, y así no podemos reaccionar de forma asertiva ni evaluar la situación de forma objetiva.
Por eso es importante sanar los traumas para poder defender nuestros derechos y poner límites a los demás sin la influencia de antiguas interferencias.

5. NO SEAS VÍCTIMA NI VERDUGO
En nuestra sociedad reina el abuso y la deshumanización, y nos hacen creer que competir y ganar es consustancial a lo humano en lugar de respetar y cooperar. Así, en las relaciones aparece el poder donde uno es víctima y otro verdugo, un vínculo que dificulta desplegar la asertividad.
Para desarrollarla se requiere autoestima y un empoderamiento en el cual quede atrás el “pobrecito de mí”, así como la otra polaridad que no respeta a los demás o los usa en beneficio propio.

6. ESCUCHA Y OBSERVA SIN JUZGAR
La comunicación no violenta es similar al desarrollo de la asertividad.
Los requisitos para ponerla en práctica son, en primer lugar, estar presentes en nuestro cuerpo, una presencia que nos permite escuchar realmente al otro.
Después, conviene estar seguros de que hemos entendido bien lo que nos quiere decir y validar su postura sin juicios.
No solo hay que escuchar, sino observarle con la intención de conocerle mejor y hablarle desde el corazón abierto, contando de forma clara y libre de juicios.

7. DARTE TIEMPO TE CUIDA.
La exigencia de ser asertivos en la inmediatez no ayudará. Cuando no sepas cómo reaccionar o qué decir, date un tiempo y pídele tiempo al otro para ver qué te pasa, para reflexionar y dar tu respuesta asertiva.
De la misma manera que a veces lleva un tiempo detectar cuál es nuestra necesidad y saber qué estamos sintiendo, tampoco podremos mostrarnos asertivos si nos sentimos enfadados o heridos y no nos damos un tiempo para saber qué nos ha tocado tanto.

8. ANCLA LA SENSACIÓN ASERTIVA.
Tenemos ámbitos en nuestra vida en los cuales nos es más fácil mostrarnos asertivos que en otros. Darte cuenta de ello te permitirá ver que esta habilidad también está en ti.
Observa cómo está tu cuerpo y cómo son tus sensaciones cuando eres asertivo, ancla estas sensaciones, postura corporal y pensamientos y traslada este estado y habilidad a otros campos de tu vida.
También puede serte útil teatralizar la situación ante una persona de confianza para ensayarla.

9. TEN MÁS COMPASIÓN CONTIGO
Si piensas en tres personas a las que amas, ¿te mencionarías a ti mismo? Este autoamor es una condición importante para la asertividad.
Para conseguirlo, construye dentro de ti una parte sabia que te hable amable y compasivamente. Te ayudará conectarte con una persona que en tu infancia te mirase y tratase con amor: una abuela, un maestro…

También la meditación, el yoga o la respiración te permitirán conectar con un espacio de amor y paz y aceptarte.
Fuente: https://www.cuerpomente.com/psicologia/consejos-para-ganar-mas-asertividad_7207