Las nuevas tendencias de liderazgo marcan el rumbo de las organizaciones

A lo largo del 2020 asistimos a cambios profundos en el seno de las compañías y en el mercado laboral de España fruto de la irrupción de la crisis sanitaria del Covid-19, que ha afectado desde la forma o el lugar en el que trabajamos hasta la tecnología que utilizamos en el día a día. Bajo este escenario, desde Page Executive hemos identificado las tendencias clave que marcarán el rumbo de las organizaciones este año, así como los roles que adquirirán más relevancia en la C-Suite.

Líderes con habilidades y valores a prueba de futuro

En un contexto especialmente difícil, la empatía se ha convertido en una habilidad de liderazgo clave. La disposición de los directivos a escuchar y a ofrecer ayuda aumenta el bienestar y la productividad de los empleados, acelerando la resolución de problemas, mejorando el compromiso y el rendimiento. Para llevar a cabo un liderazgo empático es necesario dedicar tiempo a conocer y comprender a los empleados como individuos, teniendo en cuenta sus fortalezas y debilidades. Esto implica un contacto regular con los equipos, la asignación de tareas personalizadas y la detección de síntomas de agotamiento o falta de motivación antes de que alcancen un punto crítico.

Ya sea de forma total o parcial, parece claro que el teletrabajo ha llegado para quedarse en gran parte de las empresas. Por eso, no es de extrañar que sea esencial que los líderes sean capaces de liderar en remoto. La clave reside en cambiar el foco del proceso hacia los resultados y evitar replicar los procesos presenciales en el entorno virtual. Construir una cultura de trabajo a distancia, basada en la responsabilidad y la confianza, ayuda a mantener a los equipos motivados y conectados, pero requiere de nuevos lenguajes y estilos de comunicación.

Otra de las tendencias que marcarán el liderazgo en los próximos meses es la sostenibilidad. Tras constatar el efecto positivo que los confinamientos derivados de la pandemia tuvieron en el medio ambiente, las organizaciones son más conscientes que nunca de la necesidad de dar un paso al frente. Esto coincide con un momento en el que la sostenibilidad ha pasado de ser considerada únicamente un propósito social y se ha convertido en una forma rentable de hacer negocios. Pero este compromiso debe estar presente en sus políticas, procesos y contratación de talento, y por eso requerirán de líderes que compartan estos valores y los integren a la compañía.

Nuevos protagonistas en la C-Suite

Al igual que ha sucedido a miles de personas, la pandemia ha provocado que muchos directivos se replanteen sus carreras. Aunque se ha dado en mayor medida en aquellos sectores más afectados por las restricciones, otras industrias también han empezado a valorar la incorporación de perfiles diferentes para contribuir a la diversidad de pensamiento dentro de la empresa.

En este sentido, uno de los grandes protagonistas es el CFO o Director Financiero. Para hacer frente a los cambios en los modelos de negocio, tecnología y talento, las organizaciones requieren de un CFO transformacional, con habilidades para establecer confianza e impulsar el cambio.

La gestión del talento se ha convertido en otro aspecto clave para afrontar esta etapa con éxito, por lo que el Director de RRHH o CHRO de una organización se vuelve fundamental. Los CHRO mejor preparados para navegar en este panorama VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) combinan el conocimiento empresarial con un enfoque centrado en las personas.

Tampoco podemos olvidar el papel que la tecnología ha jugado en los últimos meses para mantenernos conectados como individuos y como colectivo dentro de las organizaciones. Para afrontar el teletrabajo y el traslado de la actividad al entorno online, los CIO o Directores de Tecnología, que junto con los CDO o Chief Digital Officer (CDO), han sido los encargados de acelerar la transformación tecnológica y digital. Para estos dos perfiles ya no se necesita únicamente un sólido conocimiento tecnológico o digital, sino también el know-how del negocio para vincular la estrategia empresarial con las nuevas tendencias digitales del mercado. Dos perfiles que se han visto necesarios en todas las compañías ante el adelanto forzoso de la transformación digital de las compañías y sus modelos de negocio, como consecuencia del Covid 19 y los cambios en los hábitos de consumo.

En cuanto a incorporaciones recientes, en el último año ha irrumpido con fuerza en la C-Suite el Chief Growth Officer (CGO). Se trata de un perfil centrado en los datos y enfocado en poner al cliente en el centro del negocio. Un paso más allá del CMO o Director de Marketing, el CGO difumina la separación tradicional de las funciones de ventas, marketing y tecnología e información en una empresa, manteniendo una visión holística de estos departamentos a la vez que desarrolla estrategias para el futuro.

Nuevas fórmulas para atraer el talento de los directivos

Durante los próximos meses, las perspectivas de empleo para las posiciones directivas estarán marcadas por el contexto económico y social en el que nos encontramos inmersos. Así lo hemos visto en nuestro Estudio de Remuneración 2021 de Page Executive, según el cual a pesar de que el salario fijo de los directivos se prevé estable a lo largo de este año, se esperan drásticas reducciones en la parte variable que podrían llegar hasta el 60%, como consecuencia de las caídas en los beneficios en gran parte de las organizaciones.

Ante la necesidad de una moderación salarial, las compañías deben recurrir a fórmulas más creativas para atraer y retener a los perfiles directivos. Estamos experimentando nuevos modelos de trabajo y aquellos beneficios ligados a la flexibilidad y a la conciliación se erigen como aspectos que aumentan sustancialmente el atractivo de las empresas. También surgen opciones como los blindajes o welcome bonus, destinados a disminuir la reticencia de los directivos a emprender un cambio profesional en un momento de especial incertidumbre.

En definitiva, en un entorno altamente digitalizado y de gran complejidad, el talento constituye un factor diferencial y las compañías con líderes capaces de adaptarse al contexto tendrán más oportunidades de alcanzar el éxito.

FUENTE:  lahttps://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/11157785/04/21/Las-nuevas-tendencias-de-liderazgo-marcan-el-rumbo-de-las-organizaciones.htmls organizaciones – elEconomista.es